domingo, 5 de enero de 2014

Entrada estilo Imperio

Entrada estilo Imperio

Está realizado en madera de haya y chapa de embero.  Las decoraciones son de bronce dorado y cincelado en motivos vegetales y figurativos de corte neoclásico.
El conjunto está compuesto por una consola con espejo, un perchero de pared y dos sillas con asiento tapizado.
Antes de la restauración
Consola.
 Detalles antes de la restauración.
Detalles antes de la restauración.


La base está rematada con chapa de embero  y se aprecian surcos producidos por humedad que han afectado al acabado. 
 Antes de la restauración

Las columnas están ebonizadas, son de madera de haya y en la base de madera se aprecian golpes que han producido roturas en las esquinas.
Detalle del herraje decorativo central antes de la restauración

Marco de espejo.

Realizado en madera de haya, muy estilizado, con moldura superior en arco de medio punto. Está adornado con herrajes de bronce dorado, en las esquinas inferiores y en el centro superior.
Detalles del marco antes de la restauración.

En un lateral se realizó una cata de limpieza para determinar la forma de eliminar la capa de repintes. El soporte original estaba acabado con una capa de barniz incoloro y la madera estaba teñida con pigmentos de color caoba claro. Tras una intervención posterior, efectuada por el propietario, se barnizó todo el conjunto con un barniz color caoba, sin retirar los herrajes. Esta acción oscureció la superficie original y cubrió el color dorado de los bronces.
Para realizar el tratamiento, se quitaron todos los herrajes para limpiarlos por separado y la capa de repintes de la madera se eliminó con disolventes orgánicos.

Perchero de pared.

De ángulos muy rectos, propio del estilo, está realizado en madera de haya. También está decorado con tondos vegetales en sus ángulos y guirnaldas vegetales en la parte superior. En el centro tapizado se encuentran cuatro perchas del mismo material.
Perchero de pared antes de la restauración

Sillas

Se trata de una pareja, realizada en madera de haya como el resto. Tiene el asiento tapizado y el respaldo de palillería. La decoración igual que el resto está compuesta de herrajes de corte neoclásico.
Detalle de una de las sillas antes de la intervención.

Detalle de los herrajes antes de la intervención.

Como se puede apreciar, el metal tiene un color poco natural, casi bronce envejecido. Esta es la consecuencia de haber barnizado las distintas piezas sin quitar los herrajes. Para poder actuar sobre ellos y eliminar esta capa de repinte se ha utilizado carbonato sódico disuelto en agua. La piezas que no se han podido extraer, como es el caso de las basas y capiteles de las columnas de la consola, se han limpiado in-situ con tolueno y alcohol al 50%. 
Tras la limpieza, el metal se ha protegido con un barniz para metales y se han colocado en su lugar una vez que la madera estaba terminada.


Esta foto muestra en detalle los daños ocasionados por una mala intervención anterior. En primer lugar se detecta la gruesa capa de barniz coloreado que ha ocultado tanto el acabado original como el color dorado de los bronces, típico en este estilo.
También se aprecia como han utilizado un saetín de tapicería como sustitutivo de un clavo dorado con cabeza como debería de ser.

Detalle de los herrajes tras la limpieza química

Colocación de herrajes tras la intervención

Cuando se realizan intervenciones de este tipo,  en las que se encuentran muchos herrajes es muy normal que los clavos, tornillos o puntas estén en mal estado debido al tiempo o incluso han podido desaparecer. En cualquier caso, y si estos están deteriorados, en muy importante ser fiel al original y si tenemos que utilizar piezas nuevas sean iguales o muy similares a las originales.
En la actualidad hay una gran gama de tornillería latonada accesible en establecimientos especializados. 

Intervención.

Tras extraer, tal como he comentado.....todos los herrajes, es hora de eliminar la gruesa capa de repintes de las distintas piezas.

Las distintas piezas se encontraban en buen estado de consolidación. Los ensambles estaban bien encolados y no se detectaron ataques de xilófagos, por tanto, el siguiente paso, tras la eliminación de los repintes, es igualar el colorido original, que en este caso es un caoba claro. 
Para ello se ha utilizado extracto de caoba disuelta en agua. Para ebonizar las columnas se ha utilizado anilina negra al alcohol disuelta en la gomalaca de terminación.

Terminación.

Una vez finalizada la tinción de la madera, se ha protegido la misma según el acabado tradicional a gomalaca. Posteriormente se han colocado los herrajes y la tela original de los asientos y perchero, la cual será sustituida en otro momento.

Piezas tras la intervención.